Síndrome del intestino irritable

Síndrome del intestino irritable

Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable a menudo desarma a las personas con la enfermedad, porque cuando es crónico, el arsenal farmacológico parece ser ineficaz. Sin embargo, además de una nutrición adecuada, puede ser útil el uso de hierbas medicinales, lo que sin duda aliviará la situación en la que la medicina alopática falla.

El síndrome del intestino irritable es un dolor abdominal constante que puede afectar toda la cavidad o estar más localizado a la izquierda, con función intestinal irregular y períodos alternados de estreñimiento y diarrea.

A menudo, estos síntomas se acompañan de hinchazón, condiciones meteorológicas, náuseas, dolores de cabeza, cefaleas, dolores musculares en las piernas; el diagnóstico se realiza a través de procedimientos invasivos pero necesarios como el enema de bario, la colonoscopia.

El síndrome del intestino irritable, una enfermedad crónica, puede causar problemas adicionales como divertículos, hemorroides y grietas. En vista de esta información básica, es importante mantener una nutrición muy buena, evitando los alimentos que pueden llevar a problemas de fermentación como legumbres, vegetales como coles, espinacas, brócoli, frutas ricas en azúcar como manzanas, cerezas, plátanos, productos lácteos y alimentos grasos.

Algunos remedios herbales alivian los síntomas del síndrome del intestino irritable. Nuestros intestinos, así como nuestros cerebros tienen memoria y “recuerden” el cuidado que les damos!

Psilio

El psilio, nombre botánico Plantago psyllium, es un remedio con propiedades muy emolientes. Esta planta utiliza semillas ricas en mucílago, con la capacidad de crear una masa gelatinosa aumentando su volumen en contacto con el agua, y capaz de ablandar las heces y aumentar su volumen para promover la peristalsis intestinal.

Los mucílagos de psilio destilan la actividad antiinflamatoria porque cubren las membranas mucosas con una fina película protectora, protegiéndolas así de posibles irritaciones. También está indicado para hemorroides inflamadas, por sus propiedades emolientes.

En las tiendas de alimentos saludables, el psilio se encuentra en las semillas, en el polvo y como infusión.

Modo de empleo: se puede tomar en forma de polvo, semillas acompañadas de agua y en forma de infusión.

Este es un remedio útil para el estreñimiento, que no debe ser usado demasiado tiempo para evitar causar adicción, hinchazón o distensión.

No se recomienda para aquellas personas que reciben tratamiento para la hipertensión arterial, ya que puede interferir con los medicamentos y potenciar la actividad hipotensiva.

Morado

Un remedio emoliente rico y calmante por excelencia es el morado. Se puede utilizar alternativamente con el psilio para descongestionar los intestinos,”refrescarlos” y desactivarlos.

El morado es rico en mucílagos que protegen las membranas mucosas, formando una fina película protectora, aumenta el volumen de las heces y ayuda al tránsito intestinal.

Modo de empleo: se toma como infusión, 10 gramos por infusión a la hora de acostarse durante 15 días.

El morado es una panacea porque no tiene contraindicaciones y puede ser utilizado por niños, mujeres embarazadas y ancianos.

Aloe Vera

El aloe vera es un remedio natural completo, actuando en múltiples niveles y puede ser considerado como una especie de panacea para todos los dolores y molestias del tracto gastrointestinal.
Preparar gel de Aloe vera

Preparar gel de Aloe vera

El aloe vera calma los calambres abdominales e intestinales, alivia la acidez estomacal, elimina la hinchazón meteorológica, contrarresta las bacterias que pueden causar la fermentación, regenera y protege la flora intestinal, alivia las membranas mucosas. El gel de aloe vera destila virtudes calmantes, cicatrizantes y analgésicas.

Es ideal en caso de irritación del colon, ya que, al igual que los remedios descritos anteriormente, crea una película protectora, antibacteriana y antiinflamatoria gracias a los componentes polisacáridos viscosos.

Modo de empleo: tomar 10 ml por la mañana con el estómago vacío y por la tarde entre comidas, es suficiente para aprovechar sus propiedades.

Es una buena idea utilizar un gel de aloe vera sin aloína, un componente con un efecto laxante que podría ser irritante, y limitar su uso con el tiempo.

Aloe, por lo tanto, utilizado se convierte en un regulador de los ritmos intestinales, trata la diarrea y estimula la peristalsis.

VÉASE TAMBIÉN: Síndrome del intestino irritable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *