Inflamación

Inflamación

La inflamación es una reacción fisiológica del cuerpo a una agresión. Esta reacción puede observarse en varios niveles, dependiendo de la naturaleza y ubicación de la afección. La inflamación puede ocurrir en tejidos blandos, huesos o vísceras. Independientemente de la causa y ubicación, es una afección que consiste en una mayor afluencia de sangre a los capilares, con sus consecuencias. En la lucha del cuerpo contra las bacterias, el papel defensivo se da a los glóbulos blancos. Tan pronto como un trauma amenaza un punto, estos elementos se movilizan, abandonan los vasos sanguíneos y pasan a través de los tejidos. Se reúnen alrededor de los gérmenes y los absorben. También es necesario mencionar la acción bactericida de ciertos estados de ánimo, en particular la sangre y la linfa. Por lo general, la inflamación termina con una resolución, restaurando la circulación normal, o con supuración, mortificación o gangrena.

Causas de la inflamación

La causa de la inflamación puede ser una infección bacteriana, viral, micótica o parasitaria. Puede ser agresión física como una herida o quemadura. En algunos casos, el agente causal es una sustancia química. Una reacción de hipersensibilidad o alergia también puede causar inflamación. Hay circunstancias en las que la inflamación se ve afectada por trastornos o complicaciones. En primer lugar, podemos mencionar el estado de depresión fisiológica que, paralizando las defensas naturales del cuerpo, permite que los microorganismos se multipliquen y causen graves daños. A partir de ahí, es fácil concebir el papel predisponente de fatiga de todo tipo, frío, alcoholismo o privación. Los signos de inflamación pueden entonces ser exagerados.

Síntomas de inflamación

En un contexto general, la inflamación externa puede ser identificada por la presencia de enrojecimiento, calor y exudación del suero sanguíneo. Ocurre después, hinchazón o inflamación o inflamación y dolor. Estos son los principales signos de inflamación. Su intensidad varía según la localización de la enfermedad. Por ejemplo, es discreto cuando se trata de una lesión del sistema nervioso. En todos los casos, el primer fenómeno observado es la congestión, seguida de un edema inflamatorio. La inflamación puede estar acompañada de hemorragia en algunos casos, como en la influenza maligna. La acción de las toxinas en los centros nerviosos puede provocar fiebre, aumento del pulso, aceleración de la respiración. El insomnio, las náuseas y a veces los vómitos también pueden ocurrir. En estados de inflamación crónica, se relaciona principalmente con el carácter fibroso. Las consecuencias son entonces importantes, potencialmente incapacitantes, alterando profundamente las células y funciones del órgano afectado. Este es el caso, por ejemplo, de una lesión inflamatoria crónica del hígado observada en cirrosis.

Tratamiento con plantas medicinales

Para la inflamación del tejido blando, accesible a través de un apósito externo, las semillas de fenogreco se pueden utilizar como cataplasma. Las semillas molidas se utilizan para preparar una avena añadiendo agua hirviendo al polvo. Esta preparación se aplica directamente en la zona a tratar y se cubre con una compresa. Un vendaje mantiene el cataplasma en su lugar. Este remedio es muy eficaz para el daño articular inflamatorio. Sólo cambie el cataplasma varias veces al día. Las hojas de col cataplásmica también tienen un efecto antiinflamatorio. Para sacar su jugo, calentarlos en el horno a 200°C durante unos 5 minutos. Luego, coloque un rodillo en las sábanas. El cataplasma de col también requiere un vendaje y cambia varias veces al día. Finalmente, el ungüento de caléndula se debe usar alternativamente con estos cataplasmas para obtener resultados rápidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *