El intestino: el segundo cerebro

El intestino: el segundo cerebro

¿Es el intestino el segundo cerebro?

La medicina científica, después de años de estudios y publicaciones en revistas científicas acreditadas, ha encontrado que existe un vínculo entre el cerebro y el intestino. Es una conexión bivalente existente entre el cerebro y el intestino, pero también entre el intestino y el cerebro. El intestino es el “segundo cerebro”. Los chinos, con la circulación de la energía dentro de las logias energéticas, ya habían comprendido hace casi seis mil años la relación entre la psique y el aparato digestivo.

Las cinco logias energéticas fueron identificadas como elementos naturales donde cada una de ellas se combina con un estado visceral, orgánico y psicológico: madera, con la vesícula biliar, el hígado y la ira; fuego, con el intestino delgado, el corazón y la alegría; tierra con estómago, páncreas y reflexión; metal, con el intestino grueso, pulmón y tristeza; l Observamos que de estas cinco cajas, cuatro tienen uno o dos órganos y/o vísceras del aparato digestivo. La importancia de nuestra dieta para nuestro bienestar físico y mental es indudablemente esencial.

La relación entre el cerebro/intestino e intestinos/cerebro

Hay una influencia del cerebro en el aparato digestivo cuando la ansiedad, el miedo y el estrés se manifiestan por síntomas como náuseas, vómitos, sensación de “cierre” y pesadez del estómago, gastritis, cólicos, calambres abdominales, estreñimiento, diarrea, etc.

También tenemos, de la misma manera, una acción simultánea del abdomen hacia el cerebro, con trastornos gastrointestinales que pueden causar ansiedad, depresión y miedos. El intestino también tiene un sistema inmunológico completo que nos protege de microorganismos patógenos y sustancias tóxicas, pero en caso de desequilibrio, enfermedades autoinmunes, alergias cutáneas y respiratorias y síntomas articulares dolorosos pueden ocurrir.

¿Cómo funciona esto?

El intestino con células de cromafina produce el 95% de la serotonina de nuestro cuerpo. La serotonina se utiliza para regular la peristalsis y la actividad digestiva. También activa el cerebro con señales de saciedad o náuseas. La abundancia de serotonina puede causar alergias. En condiciones normales, por lo tanto, tenemos un exceso de recaptación de serotonina. Esto no es posible en caso de inflamación de la mucosa intestinal por saturación de los sistemas de recaptura, y resulta en estreñimiento. Al mismo tiempo, la inflamación activa una enzima que destruye la serotonina causando déficit cerebral y depresión. El triptófano, un precursor de aminoácidos precursor de la serotonina, se activa por la introducción de carbohidratos, más que por las proteínas. Al comer carbohidratos nuestro estado de ánimo mejora, pero no debemos exagerar, ya que el exceso de azúcar también causa un efecto depresivo en el cerebro con una incapacidad para usar carbohidratos. Lo mejor es usar azúcares simples de frutas y verduras, que son más digeribles y asimilables en el cerebro.

Bienestar intestinal y comida de calidad

Desafortunadamente, el sistema digestivo, además de digerir nutrientes de los alimentos, como los carbohidratos, lípidos y proteínas, tiene que lidiar con los colorantes, conservantes, pesticidas, antibióticos y hormonas, que con el advenimiento de la química contaminan prácticamente todos los alimentos. Cada vez es más difícil encontrar alimentos verdaderamente integrales y orgánicos, a pesar de que en los últimos quince años la tendencia es a prestar más atención a la calidad de los alimentos que compramos.

Dieta mediterránea y dieta mediterránea…

Ahora está bien establecido que la dieta mediterránea es beneficiosa! Frutas y verduras, pescado, aceite de oliva, cereales integrales como centeno, espelta y trigo sarraceno son la base de esta dieta. Sin embargo, hay una dieta mediterránea y una dieta mediterránea!

Para la mayoría de nosotros, la dieta mediterránea consiste en comer pasta de trigo y tomates: los famosos spaghetti bolognaises, pizzas y paninis… (¡los medios de comunicación que participan ampliamente en este engaño obvio!). Es importante saber que, desgraciadamente, estos alimentos sobreconsumidos no cumplen las “normas” de la dieta mediterránea por varias razones. En primer lugar, el grano de trigo utilizado para la pasta no es integral; no es el germen de trigo el que contiene vitaminas, minerales y oligoelementos… También ya no tiene su cutícula, el salvado, que contiene la fibra necesaria para eliminar los residuos después de la digestión. Además, la salsa de tomate (¡es tan industrial!) con la que sazonamos la pasta blanca, crea una discrepancia a nivel digestivo, ya que la pasta, los carbohidratos y el tomate no se mezclan bien, y crean ácido. No hay que sorprenderse si, después de una comida de pasta con salsa de tomate, o pizzas (peor si es industrial), la acidez del estómago, hinchazón, dolores abdominales, estreñimiento o diarrea, por la irritación que estos alimentos causan a nuestra mucosa intestinal.

¡Es lo mismo para el pan blanco! Además de trigo no integral y levadura química, contiene edulcorantes que lo hacen “agradable de comer”, con una corteza marrón y miga blanda. Es uno de los alimentos que más comemos, por lo que nos volvemos adictos a ella y al mismo tiempo intolerantes! ¿Cuántos de nosotros no podemos resistirnos a comer un pedazo de pan después de comerlo una y otra vez?

¿Y la sensación de saciedad?

En los restaurantes, mientras esperan a ser servidos, se suele comer el contenido de la canasta de pan, galletas, galletas, galletas, galletas, harina blanca… Si los camareros no son lo suficientemente rápidos para traernos el primer plato, el resultado es una sensación de saciedad antes de empezar la comida. El estímulo llega al nivel hipotalámico de saciedad veinte minutos después de comer el primer “plato” (es decir, pan blanco, galletas saladas o galletas de aperitivo).

Cuando comemos demasiado rápido y en cinco minutos terminamos la comida, (éxito de la ansiedad causada por tener que correr al trabajo, especialmente cuando comemos en autoservicio, comida rápida o restaurantes de comida rápida o incluso en el camino, proporcionamos toda la comida a nuestro sistema digestivo en un tiempo muy corto), y quince minutos siendo necesario para estimular la saciedad, nos sentimos obligados a

El “cerebro intestinal” es probablemente más “inteligente” que el cerebro primario porque actúa independientemente. El cerebro primario se ve afectado por nuestro estilo de vida y algunos de nosotros no lo usamos de la mejor manera…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *